jueves, 6 de agosto de 2015

RESEÑA: Buscando a Alaska - John Green




Autor: John Green
Número de páginas: 283
Sinopsis: Cansado de su aburrida existencia, Miles, de 16 años, deja su casa para buscar su “gran quizás” en un colegio internado. Ahí, su recién descubierta libertad y una enigmática chica, Alaska, lo lanzan de lleno a la vida. Miles se siente que está por alcanzar su objetivo cuando una tragedia inesperada amenaza con arrebatárselo. ¿Cómo la intensidad de la amistad puede terminar en una pérdida devastadora?
Reseña y opinión:
Luego de haber escrito “Bajo la misma estrella”, John Green, nos enamoró de su forma de llevar a cabo sus historias y de qué se trataban estas. Nos hizo tener ganas de seguir leyéndolo y de conocer otros mundos creados por él. Es por eso que llegué a leer “Buscando a Alaska”, cosa de la cual no me arrepiento.
Principalmente, me gustaría decir que esta lectura se me hizo demasiado ligera. Si bien no logré tomar tanto cariño con los personajes, debido a su poca cantidad de páginas (256, en español), pienso que es una gran historia. Me resultó entretenida de principio a fin, eso no lo niego, solté varias risas en voz alta (lo que hacía que la gente me mire extraño y me preguntara “¿De qué te ríes?”, pero nunca respondía debido a que tardaría mucho en contestar esa simple pregunta). El hecho de que suceda en un internado provocó en mí muchas ganas de leerlo ya que soy bastante fan de este tipo de historias y las siento “juvenilmente realistas”. Debo admitir que el argumento no era nada de lo que esperaba, me sorprendió mucho (para bien) y creo que eso es un gran motivo por los cuales lo seguí leyendo con ansias.
El libro, en lugar de estar dividido en “capítulo uno”, como la mayoría, se encuentra dividido en días, y a su vez, en el “antes” (“x días antes”) y el “después” (“x días después”) de un hecho importante, un hecho que hace que todo cambie. Una vez pasado “ese hecho”, nuestro personaje principal, Miles o “gordo”, cambia, o al menos así lo sentí. Comenzó siendo un personaje que me gustaba, no me molestaba en nada y reaccionaba de ciertas formas como lo haría yo también, o incluso otra persona; pero en el “después”, me irritó mucho su forma de actuar (por suerte esto duró solo unas pocas páginas... ya me daban ganas de pegarle).
Miles, forma una gran amistad con Chip (el Coronel), su compañero de cuarto, el cual lo une a su grupo de amigos. Allí, conoce a Alaska, una chica con muchos secretos e historias sin contar, a la que me hubiese gustado mucho poder conocer un poco mas (la creo un personaje interesante) ya que después de terminar de leer el libro hay muchas cosas sobre ella que me quedan sueltas, muchos “por qué” sin responder.
En esta historia, también se encuentra un personaje femenino llamado Lara. Ella proviene de otro país, por lo que su pronunciación del inglés no es muy bueno y hace que Miles, el Coronel y/o Alaska se rían de eso. Esto, es un detalle que a lo largo del libro se nota repetidas veces y siempre logra alguna risa de parte del lector.
Todos ellos, juntos con otros personajes más, son un grupo de estudiantes que mantienen las bromas vivas en el internado: no cualquier broma, si no bromas que son planeadas y ejecutadas con todo detalle. No nos olvidemos de que, como en cualquier otro colegio, hay un director: el Águila. Este personaje me gustó mucho porque, en varias oportunidades, me sorprendió con su forma de reaccionar frente a un hecho. El factor de que haya bromas dentro del internado, es algo divertido dentro de la historia, es algo que mantiene entretenido al lector y, obviamente, con ganas de seguir leyendo.
En conclusión, puedo decir que es un libro que me gustó mucho y que está lleno de sorpresas. Los personajes, al ser adolescentes, actúan de cierta forma “inmadura” como cualquier chico o chica en un internado lo haría. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario